Acesse sua conta

Blog de Marketing Digital de Resultados

RD Station en español: Todo lo que necesitas saber sobre Marketing Digital y Ventas

Cómo contratar un corrector de estilo [6 aspectos claves]

¿Sabes qué hace un corrector de estilo y cómo su trabajo puede beneficiar tu producción de contenido? Descubre qué tener en cuenta al momento de contratar un corrector de estilo.

Toda empresa que desea darse a conocer a través de su sitio web y de redes sociales conoce la importancia de los contenidos para dar a conocer más sobre sus productos o servicios.

Todo lo que publicas en internet en nombre de tu empresa es la cara de tu negocio frente a los usuarios. Por ello, contar con un corrector de estilo es indispensable para contenidos de calidad.

Como sabes, una pieza de contenido bien redactada genera confianza para tus usuarios. Por el contrario, si publicas contenidos con errores de ortografía o difíciles de entender, puede restarte credibilidad.

Es por eso que toda la comunicación de tu empresa debería ser revisada por un experto en corrección de textos.

Hoy veremos cómo contratar un corrector de estilo freelancer y qué aspectos tener en cuenta para elegir al mejor.

¿Qué hace un corrector de estilo?

Un corrector de estilo es un profesional con conocimientos técnicos de gramática, ortografía y redacción. Suelen especializarse en lenguaje y en filología, pero también pueden ser profesionales freelance con conocimientos técnicos en estilo de redacción, normas APA, etc.

Su labor es unificar el estilo, es decir, la forma en la que está redactado un documento, de manera que sea claro y fácil de entender. De este modo, pueden mejorar la calidad de cualquier texto, a fin de que no solo esté libre de errores ortográficos, sino también que sea congruente con la idea que quieres expresar.

Tipos de contrato

El trabajo puede contratarse por horas, por proyectos o por cantidad de palabras:

La contratación por horas depende del tiempo que la persona demore en corregir el documento, pero para ello, deberán contar con alguna aplicación de time tracking, que justamente registra el tiempo utilizado en determinadas actividades en una PC.

Al finalizar el proyecto, podrás ver cuántas horas demoró el corrector en el trabajo realizado en total y pagar las mismas. Es útil cuando el trabajo es extenso (como libros, revistas, manuales, etc.), pero se hace en una sola entrega. Es decir que no son varios documentos, sino uno solo.

La contratación por proyecto suele ir determinada por una cantidad de documentos a revisar y se puede contratar para todo un conjunto. El trabajo se puede pagar por avances, 50%-50% o contra entrega final.

La última opción es contratar por cantidad de palabras. Esto te permitirá ir “liquidando” trabajos al finalizar el límite de palabras. Luego, puedes volver a contratar otra cantidad determinada. En esta forma se suele contratar por miles de palabras y es conveniente cuando el contenido aún no se tiene y se irá entregando a medida que se crea. Esta forma es conveniente para entradas de blog y publicaciones web y de redes sociales.

De cualquier manera, tener un corrector de estilo que te ayude, te da la ventaja de que toda la comunicación que presentes en tu sitio será coherente y libre de errores. Esto se traduce en profesionalismo y perfección en la imagen de tu negocio. 

Cómo contratar un corrector de estilo

Aclaración antes de seguir:

No es lo mismo un redactor que un corrector de estilo. Sin embargo, puede cumplir dicha función, aunque el redactor está más orientado a crear los contenidos. En ocasiones suele ser necesario contar con ambos profesionales. Sobre todo, cuando se produce contenido constantemente o cuando se trata de redacción SEO.

Ahora veamos los aspectos claves para contratar un corrector de estilo:

1. Ten claro el público objetivo antes de pedir precio

Primero que nada, organiza las ideas y ten claro a quién va dirigido el texto que vas a producir. De ese modo, la persona que trabaje en el estilo, podrá mejorar la facilidad de lectura, dependiendo de la necesidad.

Coméntale el tema a revisar para que se haga una mejor idea. Incluso le puedes mandar una muestra de media página para que te haga un presupuesto. Debes indicarle la cantidad de palabras que tiene el documento que le darás.

Si aún no lo tienes claro o los documentos no existen, sé claro y pide precio por cada mil palabras. Así podrás ir liquidando al completarlos.

Comenta a la persona dónde será publicado el texto y cuánto espacio ocupará, en caso de que sea limitado.

2. Revisa la redacción de quien te hace la oferta

Este es un punto clave, ya que un profesional de la redacción se esmera en escribir correctamente en todos los medios de contacto con sus clientes.

Si la persona cuenta con un blog, revisa que esté bien escrito y sea fácil de entender. Que use correctamente la puntuación, etc. También verifica la manera en la que escribe en su oferta, en sus redes sociales, en los correos que te envía o incluso en la mensajería instantánea, como WhatsApp o Skype.

Si ves que comete faltas o no usa signos de puntuación ni tildes, debes descartar al candidato.

Un buen profesional cuidará cada detalle al escribir.

3. Pregunta por su experiencia

Parte importante entre los aspectos a tener en cuenta: Pregunta por otros trabajos de corrección que haya revisado previamente y referencias de otros clientes. Existen muchos que ponen documentos en línea en formato pdf.

Incluso puede que el mismo corrector tenga una copia de los documentos que ha realizado. Pueden mostrártelos subiéndolos a un portafolio a través de plataformas freelance y servicios como Issuu o en documentos impresos.

Un tip:

Prefiere a correctores de estilo que cuenten con un blog o sitio propio. Casi cualquier redactor o corrector cuenta con un blog propio. Eso sí, no olvides la regla de revisar que lo que publica esté bien escrito.

4. Verifica los temas en los que ha trabajado

Cuando el corrector te presente sus muestras de trabajo, es importante que te fijes, no solo en qué tan bien hecho está, sino también en qué temática es la que más ha trabajado. Si son obras, si son documentos técnicos, si son artículos cortos sobre ciencia o sobre medio ambiente. A lo mejor se especializa en artículos sobre empresa o en tesis académicas.

Esto es importante porque la literatura tiene un estilo que el lenguaje técnico no tiene. Por otra parte, la escritura SEO (artículos para blog o sitios web) se rige por ciertas normas que no son válidas, por ejemplo, para una tesis.

No es que deba especializarse solo en una cosa, pero debe tener experiencia en variedad de tipos de documento. Es decir, debe haber cierta diversidad en su haber profesional.

5. Facilidad de comunicación

Un punto importante y que no debes perder de vista por ningún motivo es la facilidad que tienes para comunicarte con la persona que estás evaluando para contratar. No necesitamos recordarte que tu trabajo es importante y debe ser hecho a tiempo. Tú sabes que lo es y querrás que el corrector de estilo cumpla con una programación. Además, en trabajos de redacción y corrección es vital la coordinación para llevar a cabo el trabajo de forma exitosa.

Por ello, debes verificar que la comunicación fluya, que capte tus ideas y que no tarde en responderte, ya sea por correo o por mensajería instantánea. Debes poder contar con él.

Si notas que cuando le consultas algo tarda mucho en responder, es posible que esté saturado de trabajo y que no tenga el tiempo que tú requieres. Busca un profesional con el que puedas establecer una comunicación efectiva.

6. Tiempos de entrega

Para contratar un corrector de estilo, consulta en cuánto tiempo puede tener listas las entregas, dependiendo de si se hará en una sola o irá en entregas parciales. No olvides comentarle la fecha en que tú lo necesitas y pregunta qué tanto más rápido te lo pueden entregar para tener un margen de revisión.

Normalmente, revisar un artículo de mil palabras puede tomar una hora o menos, dependiendo del grado de complejidad.

De todas formas, ten en cuenta que la velocidad es tan importante como la calidad. Así que el corrector debe ser rápido, pero cuidando los tiempos adecuados para que el trabajo esté bien hecho.

Lo ideal es que compares las ofertas y experiencia de al menos 3 o 4 correctores de estilo diferentes antes de decidirte por uno. Una buena idea para obtener varias ofertas a la vez es publicar tu requerimiento en una plataforma freelance para recibir y comparar varias ofertas a la vez.

Como consejo adicional, puedes preferir a un corrector de tu país, debido a localismos, pero cuando se trata de documentos neutrales o técnicos, puedes contratar desde cualquier parte del mundo sin problema. Esto te permitiría obtener el mejor costo beneficio.

Recuerda: La claridad de comunicación es parte de la buena imagen de tu empresa.


Colaboración: Patricia Gutiérrez, redactora de SoyFreelancer.com, plataforma de trabajo freelance para contratar servicios profesionales online. El sitio ofrece también un blog informativo sobre temas relacionados con el trabajo independiente y consejos para emprendedores.

Tags:

Deja tu comentario