Acesse sua conta

Blog de Marketing Digital de Resultados

RD Station: Tudo o que você precisa saber sobre Marketing Digital e Vendas

Checklist para producir contenidos escritos ✅

¡Toma nota! Y asegúrate de que no te falte nada en la producción de contenidos

Quienes nos hemos acercado de algún modo a la comunicación digital, nos hemos dado cuenta que las estrategias actuales apuntan, entre muchas cosas, a aparecer en los primeros resultados de los motores de búsqueda, ¿verdad? Y sabemos que una de esas formas de conseguirlo es a través de la creación de contenidos.

Por lo tanto, para esta ocasión, traemos respuestas a un tema que a más de uno nos pone a rascarnos la cabeza: ¿cómo llevar a cabo la producción de los contenidos? Y debo mencionar que en este artículo hablaremos al respecto, pero haremos especial énfasis en lo que debemos tener en cuenta para la producción de contenidos escritos.

Sabemos bien que esta tarea implica un sin fin de detalles a tener presentes como: que sea original, llame la atención, que responda las dudas de la persona, se adecúe a las prácticas de SEO, sea mejor que el de la competencia, entre muchas otras cosas.

¡Pero no te asustes! Vamos con calma, asunto por asunto; pues, en la información que encontrarás a continuación hablaremos de todo esto de forma breve y al final, encontrarás una tabla que podrás copiar en tus documentos y personalizar, para que cuando te enfrentes a la producción de tus contenidos escritos, no olvides lo fundamental.

¿Listos?

La producción de contenidos escritos

Ya sabiendo que no es tarea fácil y ya de por sí es difícil lidiar con la pregunta ¿por dónde empezar?, queremos decirte que este artículo es una guía simple para entender qué requieres en la producción y más que encantar al público (que es tema para otros contenidos), logres optimizar tu tiempo de escritura sabiendo a qué directamente apuntarle.

Empecemos: ¿Qué contiene un contenido?

Persona

Antes de sentarte a escribir un contenido debes hacerte esta pregunta: ¿Para quién voy a escribir?

De nada sirve escribir el más fantástico de los textos si no tienes presente a la persona que lo leerá. Luego de conocer a esa persona debes preguntarte: ¿qué tipo de problema tiene que yo pueda resolver con mis contenidos?

Busca la información que sea necesaria con tu público directamente para saber qué puedes ofrecerle e invertir tu tiempo en lo que de verdad es útil.

Palabra clave

Una vez sabes bien cuál es la persona a la que le hablarás y el tipo de problema que entrarás a resolver, debes continuar con la búsqueda de palabras clave.

Pero, ¿qué es una palabra clave?: es la palabra que describe lo que contiene lo que ofreces y es, también, las palabras que la persona usa al entrar a internet para encontrar la solución a su problema.

Elige la palabra clave adecuada. Esto lo consigues realizando búsquedas y midiendo el desempeño de la palabra en la internet, según la importancia que las personas le dan.

También es importante que no solo te concentres en una única palabra clave, sino que observes el desempeño de las variaciones alrededor de esa palabra principal; ya que puedes hacer uso de estas a lo largo del texto para: ayudarle a tu texto a no sonar forzado al tener que usar una sola palabra clave y para captar la atención de los buscadores, mostrándoles que abarcas diferentes visiones de un problema.

Existen diversas herramientas que puedes usar para realizar este análisis como:

  • Google Keyword Planner
  • Semrush
  • Keywordtool.io

Texto

Título

De las cosas que los redactores menos valoramos en la redacción, es el título. Un minuto de silencio por favor, para este detalle en la escritura que resulta, realmente ser, la primera oportunidad frente al lector para mostrarnos tanto útiles como interesantes.

Piensa de esta manera: el título es la parte del contenido que hace al lector preguntarse:

  • ¿Por qué debo hacer clic en el link?
  • ¿Por qué debo leer ese contenido?

Muy bien. Ahora que ves la importancia del título, ha llegado el momento de decirte que en la producción de contenidos para internet 🥁…

No es en un único título en el que debes pensar, ¡sino en dos!

¿¡Otro título adicional!? Sí. Necesitamos enfocarnos en crear dos títulos:

  • Título interno
  • Título SEO

El título SEO es el que convence al lector a hacer clic en el contenido y el título interno es que le dice al lector, por qué leer ese contenido.

Cada uno de los títulos posee unas características especiales que nombraremos a continuación, así que, toma nota:

 

TÍTULO SEO TÍTULO INTERNO
Convence al lector de hacer clic en el contenido. Convence al lector de leer un contenido.
Tiene límite de caracteres: entre 60 y 70 caracteres. Aprovecha bien el espacio No tiene límite de caracteres, pero es claro que no hay que abusar de la libertad de extensión.
Presenta el tema principal del texto. Es muy puntual, pero no significa que deba ser aburrido. Son llamativos, más creativos y funcionan como abrebocas.
Debe hacer uso de la palabra clave principal para mostrar al lector y al motor de búsqueda, que está abordando el tema que fue buscado. Si bien se recomienda llevar la palabra clave, es posible usar aquí variaciones de la misma y es la oportunidad de mostrarle a lector por qué ese texto es diferente al de los demás.

Ejemplo:

Título SEO:

Marketing Digital: ¡Aprende DEFINITIVAMENTE qué es y cómo hacerlo!

checklist para producción de contenidos escrito

Título interno:

Marketing digital: todo lo que siempre quisiste saber sobre el asunto, está aquí

Dedícale tiempo a cada uno. ¡Es más! Adopta como buena práctica, crear 10 títulos para luego elegir el mejor. Con el tiempo verás que te haces más experto y la cantidad de tentativas disminuirá.

Hay quienes sugieren que el título sea lo último que se escriba, pero, nuestra sugerencia, es que sea lo primero que escribas para establecerte un límite en lo que expondrás en el contenido y luego, al finalizar el texto, regresa al título para verificar la sintonía entre texto y título.

Cuerpo de texto

Desde pequeños nos han enseñado que un texto está compuesto por un inicio, nudo y desenlace, ¿verdad? Esta misma estructura básica y clásica (con otros nombres) es la que recomendamos para los contenidos:

INTRODUCCIÓN TEXTO CENTRAL CONCLUSIÓN
Presentas tu promesa: momento crucial para convencer al lector de que el texto vale la pena. Es el espacio para explicar los porqués del problema. Es la última oportunidad que tienes para hacer énfasis en cuál es el problema con su respectiva solución.
Expones el problema o duda que el lector quiere resolver: con esto le muestras que eres útil usando la palabra clave. Cada tema se torna en un punto importante que conlleva a la solución del problema principal. Sirve para recalcar puntos importantes que el lector no puede olvidar de lo que leyó.
Sirve de vista previa sobre los temas que abordarás. Se encarga de llevar de la mano al lector, evocando siempre la importancia de las soluciones que brindas. Ayuda a sentir al lector confiado con la solución.
Una buena introducción favorece al tiempo de permanencia en el texto, por ende, la posición en los buscadores. Es el espacio adecuado para usar las variaciones de la palabra clave que buscaste. Es el espacio perfecto (mas no el único) para realizar llamados a la acción.

Escaneabilidad

Un contenido puede ser muy útil en información, pero si su lectura no es agradable por su forma visual, te lo decimos de una vez: nadie lo leerá.

En una pregunta simple: ¿qué prefieres leer? Juzgando solo por la forma

Sin dudas, la primera forma es mejor.

De esto se trata la escaneabilidad: de hacer una experiencia de lectura más amena y, visto desde nuestro lado, una experiencia más amigable para el escritor al posibilitarse dar un orden más firme a sus ideas.

Para la redacción de un contenido se recomienda usar:

  • Párrafos cortos: 5-6 líneas como máximo en un párrafo.
  • Frases cortas: 20-30 palabras por frase.

Bueno, supongamos que usaste 40 palabras en una frase y abarcaste las 7 líneas. No hay por qué preocuparse ni motivos para regresar y hacerlo más corto si tanto la frase como el párrafo aportan y tienen sentido.

Realmente, el promedio que damos es solo un consejo estético que ayuda al lenguaje a ser siempre puntual al problema.

Por otro lado, también ayuda a construir una óptima escaneabilidad, hacer uso de subtítulos e imágenes:

Las personas ingresan a los textos buscando información puntual. Antes de entrar de lleno a la lectura de tu contenido, acostumbran hacer un recorrido evaluando el texto hasta el final, leyendo los subtítulos interiores para ver de qué temas tiene y de qué forma llegará a resolver el problema.

A estos subtítulos también se les llama jerarquía de la información, y al igual que el título interno y de SEO, deben presentar los beneficios claros al lector. Procura que mínimamente uno de los subtítulos lleve la palabra clave.

Se aconseja usar una imagen cada 300 palabras en un texto. Ojo, no es regla, es un consejo. Si el texto no lo necesita, no debes por qué forzar la aparición de una imagen.

Las imágenes ayudan a la experiencia y a ilustrar lo que estás exponiendo textualmente. No olvides optimizarlas con su respectivo texto alternativo, para ayudarle a los buscadores a hacer una lectura completa de tu contenido.

Call to action (CTA)

Call to Action o llamados a la acción, en español. Son invitaciones claras y directas que se le hacen al lector para ingresar a otro link y así conocer más sobre un tema que se tocó en el texto, sea para descargar un contenido o sobre un artículo de interés. También se usan al finalizar el texto, para invitar al lector a comentar, a opinar o que haga algo que te gustaría que hiciera.

Por ejemplo, en nuestro caso, te invito a leer el artículo sobre Cómo hacer un CTA haciendo clic en el enlace.

SEO

SEO es el proceso de optimización de un sitio para que tanto personas como buscadores, encuentren la información con mayor facilidad, con respecto a una serie de palabras clave que se arrojan

Si bien no ahondaremos en este tema, ya que nuestro principal interés era informar sobre la producción del texto en sí, no podemos dejar de hablar sobre SEO.

De forma breve, el SEO es una práctica fundamental que debes tener siempre presente tanto al inicio como durante y al final de la redacción de un texto.

¿Qué necesitas para una buena práctica de SEO?

  • Una buena palabra clave que quieras posicionar
  • Una URL amigable
  • Un título SEO (como el que explicamos anteriormente)
  • Una meta descripción, que es la descripción o microresumen sobre lo que el lector encontrará si ingresa a tu texto
  • Optimizar las imágenes con el texto alternativo.

¡Espera, espera! Si es la primera vez que te acercas al término SEO, pudimos haber hablado en chino; o incluso para quienes no tienen mucha experiencia. Por lo tanto, queremos aprovechar el espacio para invitarte a leer nuestra guía completa sobre cómo triunfar en tu estrategia SEO: ¡Descárgala aquí!

Divulgación

De nuevo, sin ahondar mucho en el tema, tenemos para decirte que la divulgación de tu contenido es tan importante como su producción. Tu tiempo vale, tu investigación y esfuerzo también, así que, haz uso de las redes sociales, email y otras técnicas de divulgación ¡y haz conocer tus contenidos!

En resumidas cuentas

Estamos seguros de que llegaste hasta aquí dándote cuenta que lo expuesto es solo una visión general de todo lo que implica la producción de contenidos; y que si bien requiere de atención y estudio constante, no es imposible.

Si bien se escapan un sin fin de detalles, que por cierto se tratarán en futuros artículos, queremos compartir contigo una tabla que podrás usar y copiar en tus propios documentos para personalizarla, para que cada que hagas un contenido, marques en la tabla con una X o un color, lo que vas realizando y así, asegurarte de que por lo menos a tus contenidos nunca les faltará lo básico ni lo fundamental:

ITEM SUBÍTEMS CHECK
Persona definida
Palabra clave Palabra clave principal
Lista de variaciones importantes
Texto Título interno
Introducción
Texto central
Conclusión
Subtítulos
Imágenes
CTA
SEO Título SEO
URL amigable
Meta descripción
Alt text
Enlaces internos y externos
Divulgación Redes sociales
Email

Este artículo fue producido por Marketing de contenidos, Rock Content.

Marcadores:

Deixe seu comentário